Volver a Hostal Marenostrum
Back to the Homepage >

Hostal Marenostrum | En el centro de Barcelona

votar
1 votos

Gran Teatre del Liceu – Teatre Nacional de Catalunya

Posted by: Hostal Marenostrum at 2010-01-27

El Hostal Mare Nostrum debe una disculpa al Gran Teatre del Liceu de Barcelona por haber tardado más de 80 artículos en llegar al suyo. Y es que no es para menos: este antiguo teatro de ópera considerado de los mejores del mundo está justo al lado de nosotros, en las Ramblas.

La historia de este emblemático edificio empieza en el año 1837, cuando un batallón de la Milícia Nacional con Manuel Gibert i Sans enfrente, creó el Liceo Filodramático de Montesión en el Convento de Montsió, lo que hoy es el Portal de l'Àngel (al lado de plaza Catalunya) para promover la enseñanza de la música y hacer las representaciones escénicas y de ópera de sus alumnos. Al año siguiente cambió el nombre por Liceo Filarmónico Dramático de S.M. La Reina Isabel II y permaneció allí hasta que en 1844 tuvo que abandonar el convento a causa de la falta de espacio y de que las monjas, al recuperar los derechos sobre el edificio, lo reclamaron.

Fue entonces cuando el ayuntamiento le concedió la compra del edificio del Convento de los Trinitarios, situado en las Ramblas (concretamente en la llamada “dels Caputxins”). Así fue como llegó al lugar en el que hoy está emplazado. El proyecto se le encargó a Miquel Garriga i Roca y se diferencia de los grandes teatros europeos porque su construcción fue financiada exclusivamente por accionistas particulares; la Reina Isabel II no participó y por ello es el único teatro de ópera que no posee palco real. Por esta razón el Liceu era símbolo de la burguesía catalana; aquellos que habían hecho aportaciones económicas se les otorgó a cambio una butaca o un palco de forma vitalicia y se cambió el nombre a Liceo Filarmónico Dramático. La obra que inauguró la actividad operística del teatro fue Anna Bolena, de Gaetano Donizetti en abril de 1847.

El 9 de abril de 1861, el Liceu ardió por primera vez a causa de una luz de aceite mal apagada. Al ser todo de madera tan sólo quedó la estructura de piedra del teatro. Durante la revolución de 1868 una multitud asaltó y robó el busto de la reina Isabel II situado en la escalera principal. Fue realmente representativo porque lo arrastraron por las Ramblas hasta tirarlo al mar. El busto fue sustituído por una escultura alegórica, eliminando así todo vestigio real en el teatro.

Símbolo de la burguesía, el movimiento anarquista vio en el Liceu la representación de la oligarquia dominante. Esta identificación indujo los hechos del 7 de noviembre de 1893, cuando durante la noche de inauguración de temporada, el anarquista Santiago Salvador lanzó dos bombas Orsini a la platea, de las que sólo explotó una, causando veinte muertos. Este suceso conmocionó a la ciudad entera y durante años dejaron de utilizarse las butacas de las víctimas (actualmente está a punto de estrenarse la película que relata esta historia). Cerró el Liceu y no volvió a abrir hasta el 18 de enero de 1894.

Durante los años veinte, con la prosperidad de los negocios téxtiles, el Liceu renovó su decoración y se convirtió en uno de los teatros con los espectáculos de más calidad del mundo. También, en consecuencia, las exigencias del público y su nivel de conocimiento eran muy altos. Fue durante la Guerra Civil española cuando el Liceu fue nacionalizado y cambiado su nombre a Teatre del Liceu – Teatre Nacional de Catalunya.

Durante la crisis económica de los años setenta el Liceu se vió profundamente afectado: los propietarios no pudieron hacer frente a los cada vez mayores gastos de las representaciones y la calidad de los espectáculos disminuyó en general. Con la muerte del último empresario en 1980 se reveló la necesidad de una intervención de la admisnistración pública si ésta quería volver a ser un teatro de ópera importante. Fue en 1981 cuando la Generalitat de Catalunya, con el Ayuntamiento y la Sociedad del Gran Teatre del Liceu crearon el Consorcio del Gran Teatre del Liceu. Durante las siguientes décadas el teatro se popularizó y rentabilizó, recuperando parte de la calidad de las obras representadas.

Este proceso de revitalización se vió truncado el 31 de Enero de 1994 cuando el Liceu ardió por segunda vez a causa de un soplete que quemó el telón. El fuego se propagó rápidamente hacia el techo y en cuestión de minutos el incendio fue incontrolable, dejando el teatro prácticamente destruído. Con la creación de la Fundación Gran Teatre del Liceu se reconstruyó tal y como era pero introduciendo las mejoras necesarias y pasó a ser definitivamente de titularidad pública, porque la Sociedad del Gran Teatre del Liceu cedió su parte a la administración. Para obtener el dinero necesario se recaudó de fondos privados la mitad del presupuesto.

Reabrió sus puertas al cabo de cinco años con “Turandot” de Puccini, que era la obra que tenía que escenificarse en el momento del incendio y reemprendió el ciclo de saneamiento económico empezado en los ochenta. Como por ejemplo haciendo más representaciones de cada obra, sesiones populares con cantantes jóvenes, abonos a precios reducidos, visualización en directo de obras en cines, reproducciones en You Tube y demás alternativas que los clientes del Hostal Mare Nostrum pueden aprovechar en su paso por la ciudad, además de visitar el espectacular edificio.


¡Visita obligada!

Gran Teatre del Liceu

No hay comentarios en este post | Añade un comentario



Añadir un comentario
(no se publicará)
Pais / Country:
Codigo Seguridad
© Hostal Mare Nostrum · C/ Sant Pau nº 2, 08001 (Barcelona) · Tel:+34 93 318 53 40 · hostal@hostalmarenostrum.com